Despido y discriminación: condenaron a La Anónima

La Cámara Laboral de Bariloche condenó al supermercado La Anónima a indemnizar a un trabajador por haber sido despedido sin causal y de manera discriminatoria.
la anonima

El Tribunal, integrado por los jueces Marina Venerandi, Juan Lagomarsino y Rubén Marigo, falló a favor del reclamo de un empleado de “Sociedad Anónima Importadora y Exportadora de la Patagonia” que desempeñó tareas en una sucursal de El Bolsón, y demandó a la empresa por haber sido despedido sin causa justificada cuando regresó de una licencia por enfermedad, debidamente acreditada por la ART.

El fallo menciona que “…el acto discriminatorio es un acto vil, despreciable y condenable socialmente que objetivamente causa al trabajador, afectado en su dignidad y en su derecho a trabajar, un agravio que excede la indemnización de la ley de fondo”.

En la presentación, el empleado despedido consignó que trabajó para la demandada de lunes a sábado de 9 horas diarias en diversas funciones: vendedor, control de stock, recuento de mercadería, etc. Nunca tuvo antecedentes disciplinarios. Señaló que luego de sufrir una enfermedad profesional denominada “epitrocleitis” manifestada en marzo del 2016, recibió atención por parte de la ART. Posteriormente en mayo del 2017 se le otorga el alta terminando el tratamiento médico conforme lo ordenando por la Comisión médica interviniente, no obstante cuando se presenta a trabajar es despedido de manera inesperada.

Por su parte la empresa contestó la demanda negando los argumentos de la actora señalando que no existió discriminación, sino que se verificó bajo rendimiento por parte de sus jefes directos.

“En el caso de la discriminación por enfermedad, el tema está íntimamente ligado a la dignidad del trabajador y al haber sido despedido por esa causal solapada, en un despido sin causa”. En este contexto, el Tribunal mencionó al jurista Julio Martínez Vivot, cuando resalta que “en general, el empleador que desea despedir a su dependiente por una circunstancia que pudiera ser calificada discriminatoria, la disfraza y usa una causal, que tal vez no pudiera probar, pero que le permite efectivizar el despido, sin reproches o dificultades, a pesar de haber cometido un acto de discriminación”.

El despido del trabajador fue una consecuencia y reacción de la empleadora por su enfermedad laboral. En consecuencia, el voto rector del Tribunal ha consignado que “lo que me lleva a considerar dentro de los parámetros de la doctrina y jurisprudencia citada que el mismo es discriminatorio. Entiendo que en autos se causa al trabajador un agravio moral al no permitírsele trabajar por su estado de salud o enfermedad y considero que una cosa es el despido arbitrario que tipifica la indemnización del artículo 245 Ley Contrato Trabajo y otro el considerado discriminatorio previsto en la ley 23.592 y en la doctrina”.

“El acto discriminatorio es un acto vil, despreciable y condenable socialmente que objetivamente causa al trabajador, afectado en su dignidad y en su derecho a trabajar- un agravio que excede la indemnización de la ley de fondo”, destacó el fallo.

El Tribunal dispuso que las costas del juicio sean afrontadas por la demandada. El trabajador fue representado por los letrados Tamara Capararo, Miguel Steiner y Darío Barroero.