¿Cómo deshacerte de una deuda de tarjeta de crédito?

Tener una deuda de tarjeta de crédito es uno de los temas que más preocupa a muchos consumidores, sobre todo cuando existen dificultades para cumplir con su pago y en el horizonte planea la fecha límite para hacerlo. Sin embargo, existen remedios a tu alcance para poner fin a esta situación.
hoy

Tener una deuda de tarjeta de crédito es uno de los temas que más preocupa a muchos consumidores, sobre todo cuando existen dificultades para cumplir con su pago y en el horizonte planea la fecha límite para hacerlo. Sin embargo, existen remedios a tu alcance para poner fin a esta situación. Te presentamos algunas soluciones interesantes para deshacerte de ese lastre económico que tantos quebraderos de cabeza te está dando. Aquí las enumeramos.

¿Cómo deshacerte de las deudas de la tarjeta de crédito?

Negociar con la entidad financiera

Siempre evita refinanciarlas sin el asesoramiento de un Abogado, sea personalmente o por medios telefónicos. La refinanciación corta el tiempo de prescripción de la deuda que estaba corriendo a tu favor, y crea un nuevo plazo, pero con el impedimento que no puedes liberar tu firma en forma inmediata por esa refinanciación.

Es cierto que los bancos tienen la sartén por el mango: son los que establecen las condiciones de sus tarjetas de crédito y siempre tienen las de ganar. Pero si no devuelves la deuda, ellos pierden, por lo que podrían mostrarse favorables a una negociación de las condiciones para que dicha deuda sea saldada. En una negociación con una entidad de este tipo, los puntos que suelen estar sobre la mesa son los plazos para la cancelación de la deuda y las formas de pago. Todo lo relativo a los intereses y las comisiones no suelen ser objeto de modificación, por lo que no entran dentro de la negociación. Como mucho, se podría valorar la opción de eliminar o reducir los recargos y penalizaciones por exceder el plazo de vencimiento de la deuda.

Reunificar deudas, una solución que puede ayudarte

Una solución a la que recurren muchas familias con problemas económicos es la de reunificar las deudas. En realidad, se trata de una negociación con las entidades bancarias que te han concedido créditos (préstamos para la casa, el auto, la moto, etc.) con el fin de que unificar todos los pagos que se realizan por separado y dejarlos una sola cuota normalmente con periodicidad mensual. La diferencia con el anterior punto es que la negociación normalmente la llevan a cabo compañías especializadas en reunificaciones y para poder llevarla a cabo es preciso tener diferentes préstamos vigentes. La solución normalmente pasa por ampliar el plazo de amortización, lo cual conlleva que la cuantía a pagar cada mes es menor que la suma de las cuotas por separado, aunque los gastos y comisiones a pagar al final de dicho plazo son, en su totalidad, superiores.

Prescripción de la deuda por tarjeta de crédito

Lo que quizás no sepan muchos clientes es que las deudas económicas prescriben. Todas, incluida una deuda de tarjeta de crédito. En Argentina, el plazo de prescripción de una deuda de estas características es de tres años. Sin embargo, la solución no es tan sencilla como dejar pasar ese periodo y ya está. Lo normal es que la entidad bancaria inicie un proceso administrativo o judicial para el cobro de dicha deuda, el cual puede ser recurrido por parte del cliente y suele tener final feliz para éste último. La nota negativa es que, mientras tanto, los inconvenientes son grandes: molestias por parte de la entidad bancaria y sus cobradores, mancha en el expediente crediticio del titular, etc.

¿Cuándo prescribe una deuda de tarjeta de crédito o de un préstamo? Una línea de tiempo

Nuevamente nos consultaron distintas personas muy preocupadas por las intimaciones telefónicas que reciben de sus deudas de varios años de antigüedad por tarjetas de créditos que no pudieron pagar en su momento y que les impedían salir del veraz.

En primer lugar debemos reiterar que no se debe hacer caso a las intimaciones telefónicas de cobros de deudas impagas porque nadie le puede garantizar a una persona que su interlocutor al otro lado de la línea este realmente autorizado a efectuar un cobro, y más aún, en el caso que se cancele la deuda, ese “cobrador” o pretendido “Estudio Jurídico”, si es que de verdad existiera, le puede devolver o entregar el pagaré o documentos que firmaron al momento de contraer el crédito.

En segundo lugar debemos tener siempre presente que las deudas de TARJETAS DE CRÉDITO prescriben a los TRES (3) AÑOS desde que cayeron en mora. Es decir que no es como las deudas bancarias o de financieras donde estas últimas para salir del veraz, debemos esperar que transcurran cinco (5) años. En otras palabras, el plazo de espera, sino pagaste la deuda es menor en las tarjetas de créditos que en las otras deudas.

Siempre evita refinanciarlas sin el asesoramiento de un Abogado, sea personalmente o por medios telefónicos. La refinanciación corta el tiempo de prescripción de la deuda que estaba corriendo a tu favor, y crea un nuevo plazo, pero con el impedimento que no puedes liberar tu firma en forma inmediata por esa refinanciación.

Con información de abogadosrr y de credy

Te puede interesar