Pasará los fines de semana preso por no pagar la cuota alimentaria

La medida fue ordenada por un juez cipoleño y se extenderá hasta que termine de pagar la deuda que mantiene con la madre de su hijo
hoy

El juez cipoleño Jorge Benatti ordenó la detención de un hombre durante los fines de semana hasta que termine de pagar las cuotas alimentarias adeudas de septiembre del año pasado hasta abril de este año por un total de $19.462,63. Durante la semana estará en libertad para poder trabajar y así poder cancelar la deuda.

La novedosa medida la tomó en función de la conducta desplegada por el hombre tras considerarla un caso de violencia de género económica ejercida la madre del niño. Entendida como una serie de mecanismos de control y vigilancia sobre el comportamiento de las mujeres en su relación con el uso y la distribución del dinero, junto con la amenaza constante de no proveer recursos económicos. Lo hizo luego que la mujer denunciara que había dejado de cobrar la cuota alimentaria del hijo de ambos por 7 meses.

En su resolución, Benatti indicó que: “En nuestra sociedad las tareas de cuidado que realizan las mujeres son invisibilizadas, naturalizándose la visión de la mujer como proveedora de cuidado, como si fuera ésta una asignación de tipo biológica. Pareciera que si ella es la que gesta en su vientre y la que amamanta, ella es la que debe cuidar de sus hijos y satisfacer sus necesidades una vez que éstos quedan a su cuidado”.

Entre las razones que adoptó el juez para resolver consideró que ante cada intimación al padre, para que deposite la cuota alimentaria, manifestaba que no tenía trabajo y que no consigue reunir dinero para abonar la deuda generada. Situación que llamó la atención ya que tiene conocimiento de que conformó un nuevo grupo familiar, que tiene una nueva hija y que “presume que satisface sus necesidades como las suyas propias”.

 

El juez Benatti recordó que “los niños, niñas y adolescentes forman parte de un grupo que se encuentra en una situación particular de vulnerabilidad, en tanto dependen necesariamente de los adultos para su desarrollo. Esta etapa de la vida de los seres humanos se caracteriza por ser el tiempo de crecimiento integral y desarrollo de las potencialidades y los cuidados de los padres o adultos referentes en su entorno familiar, que aseguren un saludable y completo desenvolvimiento físico, psíquico y mental son necesarios para alcanzar una vida adulta plena”.

Fuente: rionegro.com.ar