Condenan a La Anónina y a Efectivo sí a pagar 250 mil pesos a una cliente

La Sociedad Anónima Importadora y Exportadora de la Patagonia (La Anónima) y la Compañía Financiera Argentina (Efectivo Sí), tendrán que indemnizar con 250 mil pesos e intereses a una cliente que las denunció por daño moral y punitivo
la-anonima

La Sociedad Anónima Importadora y Exportadora de la Patagonia (La Anónima) y la Compañía Financiera Argentina (Efectivo Sí), tendrán que indemnizar con 250 mil pesos e intereses a una cliente que las denunció por daño moral y punitivo.

La condena, que básicamente castiga el incumplimiento de las normas de Defensa del Consumidor, fue confirmada por la Cámara Civil de Apelaciones de la localidad rionegrina de Roca, al respaldar el fallo que la jueza en lo Civil, Andrea de la Iglesia, había dictado en febrero último.

Según fuentes judiciales, la mujer había contratado la tarjeta de crédito La Anónima, y sus desventuras comenzaron cuando sus datos fueron utilizados por desconocidos que solicitaron un crédito en Efectivo Sí, entidad ligada a la cadena de supermercados.

Contaron que la mujer (docente, ella) fue contactada en una escuela por una promotora de La Anónima a la que le entregó la documentación y los datos personales que le requería. Pero, para su desgracia, fallaron los controles y terminó figurando como deudora de un crédito personal de 10 mil pesos que jamás había solicitado.

“Los controles volvieron a fallar” y no sólo fue intimada al pago sino también informada como morosa en la base central de deudores del BCRA, lo que la llevó al Veraz, dijeron las mimas fuentes. Y subrayaron que es por eso que el fallo de los camaristas Gustavo Martínez y Adriana Mariani habla de un “proceder ligero y despreocupado” de las empresas “en materia de protección de datos personales y del consumidor”.

Sobre el rubro “daño punitivo” (200 mil pesos), el juez Martínez consideró que “las fallas de los controles y la escasa significación que aquí hemos visto respecto de los derechos y dignidad del consumidor, no son un hecho aislado, sino consecuencia del comportamiento que han observado para los clientes en general”.

Los otros 50 mil pesos del monto condenatorio corresponden al “daño moral”  que sufrió la maestra.