Para la Justicia argentina, 'judío hijo de puta' no significa odio racial

Según un fallo de la Cámara Federal porteña Para los jueces sólo son "amenazas".Argentina alberga la segunda comunidad judía
1263931686_0

Vos sos un judío hijo de puta, te voy a matar. Sos un garca (cabrón) igual que tu familia y todos los judíos. (Adolf) Hitler los tendría que haber matado a todos ustedes...!"

Ya con la lengua descontrolada, el hombre siguió disparando a su interlocutor que permanecía inmóvil: "¡Si queres denunciame (en la Justicia) por xenófobo y odio a los judíos. Sí, soy antisemita y xenófobo…!"

"¡No me importa nada, yo fumo adentro de un tanque de nafta (gasolina). Denunciame, total salgo en libertad en seis meses por (el atenuante de) emoción violenta!".

Los gritos resonaron fuerte hasta en la cocina y de inmediato un silencio espeso inundó todo el ambiente. Antes de marcharse, el agresor soltó una última parrafada en voz baja. "Mañana quiero la plata", exigió y se alejó sin apuros.

Cuando consiguió reponerse y perdió el miedo, el deudor se dirigió al juzgado de guardia y puso una denuncia penal contra el atacante por el delito de "discriminación".

Pero luego de varios meses de trámites en los tribunales, la sala uno de la Cámara Federal porteña falló este martes que los dichos del acreedor, por una desavenencia comercial, constituyen el delito de "amenazas", pero no "persecución u odio racial".

"El contenido de las frases proferidas, por más repudiable que sea, representó un modo -por cierto, poco feliz- de exteriorizar el descontento devenido de relaciones comerciales y se enmarcó, en verdad, en una eventual amenaza", sostuvieron los jueces Eduardo Freiler y Eduardo Farah.

En Argentina vive la segunda comunidad judía más numerosa de América, detrás de la de los Estados Unidos. La mayoría desciende de emigrantes de países de Europa del Este y Rusia durante los siglos XIX y XX.

La última dictadura militar de Argentina (1976-1983) se ensañó especialmente con sus víctimas hebreas. De entre los 9 mil y 30 mil desaparecidos, según recuentos oficiales y privados, respectivamente, 2 mil pertenecían a la comunidad judía.

En 1992 y 1994, dos atentados terroristas en Buenos Aires derrumbaron la embajada de Israel y la mutual judía AMIA. Murieron 29 israelíes y argentinos en la sede diplomática y 85 argentinos en la sede comunitaria. Quedaron 542 heridos en total.

Fuente: El Mundo digital